FAMILIA MIC - AsMIC

En los comienzos de la fundación, Délia Tétreault favorece la participación de los laicos en la obra misionera del Instituto. En 1980, algunas personas, atraídas por el carisma de Délia Tétreault y la espiritualidad de acción de gracias, manifiestan el deseo de vivir como asociado(a)s a las Misioneras de la Inmaculada Concepción. Es así como empezó  ASMIC. Actualmente la Asociación está establecida en nueve países y se está creando en dos más. ASMIC participa en la historia del Instituto, su misión, su carisma, sus alegrías y dificultades, sus búsquedas y proyectos. En el alba del tercer milenio, el asociado(a) responde al llamado de Cristo para vivir y testimoniar de la Buena Nueva que transfigura la vida y da sentido a la existencia.

                                                                                                

¿QUIÉN ES EL LAICO ASMIC?

  • Es la persona (joven o adulta) que dentro de su compromiso cristiano acepta la llamada de Dios para vivir el Carisma y la espiritualidad MIC formando parte del ámbito seglar de la Congregación.
  • El laico integrado a la familia MIC debe ser un cristiano comprometido con la Iglesia, que desea y ama la vida misionera MIC, queriendo crecer en ella, según su estado y dedicación y, colaborando en su misión apostólica. 
  • Es una persona activa, cordial, entusiasta y dispuesta a dar a conocer la Buena Nueva y acoger a todos sin distinción de raza, credo o nación.
  • Es el laico que ama a la Virgen María y quiere vivir a ejemplo de Cristo entregándolo todo por amor a los hermanos y haciendo presente el Reino de Dios con el testimonio de su vida en los lugares que esté.