Meditación y oraciones

Yo te canto, Señor, desde mi vida nueva y llena de luz; te canto un salmo nuevo con el corazón gozoso; porque has hecho maravillas en mi vida joven y has dado  la victoria  a quien estaba  lejos de tu lado.

Has sido bueno conmigo , Señor Jesus : iYo te bendigo y te alabo! Me has dado a conocer tu salvación derramada  en la cruz ; me has liberado de mi pecado: jgracias par la ternura de tu amor! Sobre mi has dejado caer tu justicia : Eres leal, eres fiel!

Gracias, Señor Jesus, par el don maravilloso del bautismo; gracias, par el regalo de la fe que alienta mi vida; gracias, Señor Jesus, par ser creyente y aceptarte coma Serñor; gracias, Señor Jesus, par ser el Salvador de mi existencia.

Mis ojos han visto tu salvación, mis manas la han tocade ; mi corazón ha sentido tu perdón y misericordia ; y tu Palabra de vida tiene morada en mi casa abierta. Quiero proclamar ante los pueblos que tu eres Dios que salva.

Con toda la tierra yo te alabo y exalto tu nombre para siempre. Con todos los pueblos quiero gritar: jTu, Señor, eres grande! Desde un confin al otro de cuanto existe y tiene vida, quiero estallar de gozo y decirte : En ti, Señor, esta la Salvación!

Para ti mi canto, Señor; para ti mis sentimientos profundos. Para ti mi capacidad de amar y ser amado : quiero ser tu amigo . Para ti mis proyectos, mis ilusiones y utopias : te pertenezco. Para ti, Señor Jesus, esta vida que crece a tu lado y se fortalece.

Abre mis ojos a la luz de tu Padre Dios, y Padre nuestro; abre  mis manos y que esperen  la lluvia que viene  de Io alto;