Las Noticias

Du 2017-12-17 au 2017-12-24

Alegria

Llegó la Buena Noticia, que empiece la Fiesta, en medio del pueblo.La liberación esperada ha dejado de ser sueño. Empezó a ser realidad la semilla del mundo  nuevo.Cantemos con alegría, unamos voces y manos. Vamos a ver al Dios vivo,
festejemos su nacimiento.Desde el pesebre de navidad, un grito surge, de aliento,
Dios está con nosotros, marchemos hacia su encuentro.El Dios que nace es un niño
necesitado y pequeño, que requiere nuestra entrega para hacer crecer el Reino.Navidad, como María, contemplar desde el silencio, el misterio de Dios hombre, que nos convoca a cambiar, a vivir para los otros, a construir en el mundo el inmenso sacramento de la presencia de Dios que nos contagia su aliento.Un Dios que llega a los hombres que se hace hermano nuestro.

Du 2017-12-01 au 2017-12-24

Adviento, tiempo de esperanza

Con los pastores de Belén, ayúdanos Señor a vivir la Vigilia de tu Reino, a correr presurosos a tu encuentro, a descubrir tu Rostro en medio del pueblo, a no quedarnos "dormidos" en la construcción del mundo nuevo.Te cantamos Padre Bueno a la esperanza. Con los ángeles de Belén, ayúdanos Señor, a cantar al mundo entero tu Presencia, ¡ Dios-está-con-nosotros !

Construyamos la paz entre los hombres, Edifiquemos la Justicia entre los pueblos.Te cantamos Padre Bueno a la esperanza. Con Jesús niño-Dios, ayudanos Señor, a abrigar la esperanza que nace en cada Adviento, a escuchar los clamores de tu pueblo, a regar con nuestras vidas la semilla de tu Reino, a ser Mensajeros de tu Amor, a construir comunidades de servicio y oración.Navidad, fiesta del hombre. Navidad, fiesta de Dios.
Queremos ser tus Testigos, danos la fuerza Señor.

Marcelo A. Murúa
De el libro "Ver la vida con la mirada del Evangelio", 2da. edición, Ed. San Pablo.

                                                                         

Adviento, tiempo de esperanza, en el seno de María crece el fermento de un mundo   nuevo, el hijo del Dios vivo que llega a compartir con nosotros. Nace Emanuel, Dios-con-nosotros, hecho niño, pobre, pequeño y necesitado. María nos enseña el camino
para hacer nacer a Jesús en nuestro tiempo: confianza, entrega, fidelidad, coraje, y mucha fe en el Dios de la Vida. Tiempo de espera, de atención y cuidados, de respeto y contemplación.Señor, hay mucho dolor en nuestro tiempo, hay sufrimiento e injusticia,
ayúdanos a sembrar semillas de esperanza.

Descúbrenos la alegría de la paciente espera, activa y fecunda, comprometida por la vida de los que nos rodean. Enséñanos a hacer crecer la esperanza de algo nuevo, anímanos a entregar nuestras vidas para la construcción del Reino.Es tiempo de espera, Señor, pero también es tiempo de donación y compromiso efectivo.

Contagianos la fe sencilla de María, que dio su vida para alumbrar el Reino y hacer nacer la esperanza en medio de su pueblo.Salmo de San Francisco de Asís para el tiempo  del Adviento del Señor ¿Hasta cuándo, Señor, me olvidarás por siempre? ¿Hasta cuándo apartarás tu rostro de mí? ¿Hasta cuándo tendré congojas en mi alma, dolor en mi corazón cada día? ¿Hasta cuándo triunfará mi enemigo sobre mí? Mira y escúchame, Señor, Dios mío. Ilumina mis ojos para que nunca me duerma en la muerte, para que nunca diga mi enemigo: He prevalecido contra él. Los que me atribulan se alegrarían si yo cayera; pero yo he esperado en tu misericordia. Mi corazón exultará en tu salvación; cantaré al Señor que me colmó de bienes, y salmodiaré al nombre del Señor altísimo.

Du 2017-12-01 au 2017-12-22

Inmaculada Concepcion

Eres toda belleza, María.
En Ti se hizo carne la Palabra de Dios.

Ayúdanos a estar siempre atentos a la voz del Señor:
que no seamos sordos al grito de los pobres,
que el sufrimiento de los enfermos y de los oprimidos no nos encuentre distraídos,
que la soledad de los ancianos y la indefensión de los niños no nos dejen indiferentes,
que amemos y respetemos siempre la vida humana.

Eres toda belleza, María.
En Ti vemos la alegría completa de la vida dichosa con Dios.

Haz que nunca perdamos el rumbo en este mundo:
que la luz de la fe ilumine nuestra vida,
que la fuerza consoladora de la esperanza dirija nuestros pasos,
que el ardor entusiasta del amor inflame nuestro corazón,
que nuestros ojos estén fijos en el Señor, fuente de la verdadera alegría.

Eres toda belleza, María.
Escucha nuestra oración, atiende a nuestra súplica:
que el amor misericordioso de Dios en Jesús nos seduzca,
que la belleza divina nos salve, a nosotros, a nuestra ciudad y al mundo entero.

Amén.

PAPA FRANCISCO