Las Noticias

Du 2017-10-25 au 2017-11-19

Du 2017-10-21 au 2017-11-06

Domingo de Misiones

A lo largo de diez puntos, el Santo Padre aborda los siguientes temas: La misión y el poder transformador del Evangelio de Cristo, Camino, Verdad y Vida; la misión y el kairos de Cristo; la misión que inspira una espiritualidad de éxodo continuo, peregrinación y exilio; sin olvidarse de los jóvenes, que representan la esperanza de la misión; así como el servicio de las Obras Misionales Pontificias y el hecho de hacer misión con María, que es, precisamente, la Madre de la evangelización.

El Pontífice escribe que esta Jornada nos invita a reflexionar sobre la misión en el corazón de la fe cristiana. De donde surgen algunas preguntas que tocan nuestra identidad y responsabilidad como creyentes, en un mundo confundido por tantas ilusiones, herido por grandes frustraciones y desgarrado por numerosas guerras fratricidas, que afectan de forma injusta sobre todo a los inocentes. Entre los interrogantes planteados por el Santo Padre se destacan: “¿Cuál es el fundamento de la misión? ¿Cuál es el corazón de la misión? ¿Cuáles son las actitudes vitales de la misión?”.

Francisco también escribe que “la misión de la Iglesia no es la propagación de una ideología religiosa, ni tampoco la propuesta de una ética sublime” y recuerda con las palabras del Papa Benedicto XVI en su Carta Encíclica Deus caritas est que “no se comienza a ser cristiano por una decisión ética o una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una Persona, que da un nuevo horizonte a la vida y, con ello, una orientación decisiva”.

Además, el Papa no olvida que “el mundo necesita el Evangelio de Jesucristo como algo esencial”. Y que la misión de la Iglesia está animada por una espiritualidad de éxodo continuo. En el sentido de “salir de la propia comodidad y atreverse a llegar a todas las periferias que necesitan la luz del Evangelio”, tal como él mismo lo ha escrito en su Exhortación apostólica Evangelii gaudium.

Sí, porque como escribe el Sucesor de Pedro, “la misión de la Iglesia estimula una actitud de continua peregrinación a través de los diversos desiertos de la vida, a través de las diferentes experiencias de hambre y sed, de verdad y de justicia. La misión de la Iglesia propone una experiencia de continuo exilio, para hacer sentir al hombre, sediento de infinito, su condición de exiliado en camino hacia la patria final, entre el ‘ya’ y el ‘todavía no’ del Reino de los Cielos”.

El Obispo de Roma concluye su Mensaje invitando a todos a proseguir en la misión inspirándonos en María, Madre de la evangelización. Porque Ella, movida por el Espíritu, recibió la Palabra de vida en lo más profundo de su fe humilde. De ahí su deseo de que la Virgen nos ayude a decir nuestro “sí” en la urgencia de hacer resonar la Buena Nueva de Jesús en nuestro tiempo; que nos obtenga un nuevo celo de resucitados para llevar a todos el Evangelio de la vida que vence a la muerte; que interceda por nosotros para que podamos adquirir la santa audacia de buscar nuevos caminos, para que llegue a todos el don de la salvación.

MENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO
PARA LA JORNADA MUNDIAL DE LAS MISIONES
2017

La misión en el corazón de la fe cristiana

Du 2017-10-01 au 2017-10-31

Yo te canto, Señor, desde mi vida nueva y llena de luz;

te canto un salmo nuevo con el corazón gozoso;

porque has hecho maravillas en mi vida joven

y has dado  la victoria  a quien estaba  lejos de tu lado.

 

Has sido bueno conmigo , Señor Jesus :

iYo te bendigo y te alabo!

Me has dado a conocer tu salvación derramada  en la cruz ;

me has liberado de mi pecado: jgracias par la ternura de tu amor!

Sobre mi has dejado caer tu justicia : jEres leal, eres fiel!

 

Gracias, Señor Jesus, par el don maravilloso del bautismo;

gracias, par el regalo de la fe que alienta mi vida;

gracias, Señor Jesus, par ser creyente y aceptarte coma Ser'ior;

gracias, Señor Jesus, par ser el Salvador de mi existencia.

 

Mis ojos han visto tu salvación, mis manas la han tocade ;

mi corazón ha sentido tu perdón y misericordia ;

y tu Palabra de vida tiene morada en mi casa abierta .

Quiero proclamar ante los pueblos que tu eres Dios que salva.

 

Con toda la tierra yo te alabo y exalto tu nombre para siempre.

Con todos los pueblos quiero gritar: jTu, Señor, eres grande!

Desde un confin al otro de cuanto existe y tiene vida,

quiero estallar de gozo y decirte :

En ti, Señor, esta la Salvación!

 

Para ti mi canto, Señor; para ti mis sentimientos profundos.

Para ti mi capacidad de amar y ser amado : quiero ser tu amigo .

Para ti mis proyectos, mis ilusiones y utopias : te pertenezco.

Para ti, Señor Jesus, esta vida que crece a tu lado y se fortalece.

 

Abre mis ojos a la luz de tu Padre Dios, y Padre nuestro;

abre  mis manos y que esperen  la lluvia que viene  de lo alto;