Las Noticias

Du 2018-01-30 au 2018-02-14

Nacimiento de Delia 4 de febrero

A través del corazón de Dios entreveo ese día por excelencia el del nacimiento de la fundadora de las Misioneras de la Inmaculada Concepción, la Venerable Délia Tétreault. Veo al Señor dialogando con su madre buscando el lugar más apropiado para el nacimiento.

Era importante ante todo que naciera en un pueblo dedicado a la madre de Dios y que fuera después una ardiente apóstol de esa Madre del Señor. María y el Señor acordaron del lugar. Además, recalcó sin duda la Virgen María como un detalle importante, Marieville está ubicada cerca de Montreal, antes llamada Ville-Marie en honor a María.

Ese mismo día 4 de febrero 1865, una nieve suave y romántica caía sobre Marieville, una nieve vellosa y ligera como copos estrellados envolviendo el campo de un manto inmaculado donde centelleaban los últimos reflejos del sol.

En ese ambiente familial de Celina Ponton, esposa de Alexis Tétreault, nacieron aquella noche los mellizos: un niño robusto Roch (Roque) tan sólido como su nombre y una niña delicada que más bien parecía destinada a una muerte prematura.

La mamá, agotada por el parto difícil gozaba sin embargo de una gran lucidez. En el cuarto adyacente se hablaba del bautismo pues en esa época, no se tardaba en llevar el niño al bautismo. El nombre del tío Juan Alix, esposo de su hermana Julia, parecía ser el hombre designado como padrino del niñito robusto. De cómoda situación financiera, él podría eventualmente, encargarse del pequeño si por acaso algo sucediese...

Inevitablemente los planes de Dios se realizan a través de los humanos que somos y a veces pueden ser desconcertantes a los ojos. Así es como la mamá vio a bien intervenir y manifestar su intención de que más bien el tío fuera padrino de la pequeña quien según opinaba, lo necesitaría más. Todos se inclinaron ante la última voluntad de la moribunda a fin de no contrariarla.

Du 2018-01-16 au 2018-01-31

Semana de la Unidad

Te adoramos Dios omnipotente, Hijo y Espíritu Santo
Padre, envíanos el Espíritu Santo que Jesús nos ha prometido
Él nos guiará hacía la unidad,
Él es el que nos da el carisma,
que hace las diferencias en la Iglesia,
y también Él nos da la unidad.
Envíanos el Espíritu Santo.
Que nos enseñe todo lo que Jesús nos ha enseñado
Que nos de la memoria de todo lo que Jesús ha dicho
Jesús, Señor, tu has pedido para todos nosotros la gracia de la unidad
Señor, esta Iglesia que es tuya, no es nuestra
La historia nos ha dividido
Jesús ayúdanos a ir por el camino de la unidad o
por el camino de esta unidad reconciliada
Señor, Tú siempre has hecho todo lo que has prometido,
danos la unidad de todos los cristianos,
Amén. 

Papa Francisco