Nuestros compromisos

Tal como la viven hoy las M.I.C., la misión ofrece la rica diversidad de los acontecimientos, de las llamadas percibidas, de las necesidades nuevas y de los talentos personales. Elaborar un inventario completo sería muy difícil. Un breve reconocimiento de nuestros diferentes países de inserción señalará al paso algunas nuevas formas de compromiso al servicio de las personas y de los grupos deseosos de un crecimiento humano y espiritual.

Canada

En la sociedad multiétnica y pluralista que observamos en Canadá, las necesidades y los lugares de compromiso son múltiples.

Es la razón por la cual encontramos a las M.I.C. en diferentes ministerios y servicios :

animación misionera, servicio a los inmigrantes, catequesis y catecumenado, participación en la pastoral parroquial y diocesana,

compromiso con los jóvenes, servicio Multimedia, oecumenismo, ecología, enseñanza universitaria, acompañamiento individual

y sesiones de grupos para el crecimiento humano y espiritual, voluntariado con las personas de edad, visitas a la gente de un sector desfavorecido, etc.

Misión especial

Misioneras hasta el fin de su edad, nuestras mayores conservan un ardiente interés por el trabajo que se realiza en los distintos países.

Una fuerza espiritual brota de su vida de oración, sostiene el dinamismo del Instituto y abre los corazones al Evangelio.

                                                                                                          

Filipinas

Manteniendo como prioridad la educación, las M.I.C. de Filipinas trabajan siempre con las tribus aborígenes y los más desfavorecidos de la sociedad. Llegan también a los líderes del mañana participando en la pastoral universitaria cuya meta es integrar fe y vida así como la transformación social. Dicha transformación, ellas la persiguen también a través de su participación a ciertos movimientos.

Hong Kong

En los grandes establecimientos escolares de Tak Oi y de Good Hope se desarrollan diversas actividades en animación social y pastoral.

Dos M.I.C. viven en la China continental donde por medio de su compromiso profesional cultivan los valores humanos y cristianos.

Otras van a la leprosería ubicada cerca de Wan Fau llevando a los enfermos alegría y consuelo.

Bienvenida al Colegio de Tak OI Tak Oi

http://www.takoi.edu.hk

Bienvenida al Colegio de Good Hope School http://www.ghs.edu.hk

Taiwan

Dando charlas sobre la espiritualidad y la oración y ofreciendo sesiones sobre la vida religiosa, una M.I.C. de Taiwán participa en la formación de las religiosas en China. En el mismo Taiwán, el respaldo dado a las mujeres y a los niños víctimas de la violencia se reconoce como prioridades. Los inmigrantes, especialmente los Filipinos que trabajan en talleres, reciben una atención especial.

Japón

Kinders, cursos de inglés, compromiso con los inmigrantes, pastoral parroquial son algunos de los lugares donde se comprometen nuestras hermanas en este país.

En Tokio, una M.I.C. japonesa, que durante algunos años ha trabajado en Filipinas, es ahora agente de relaciones públicas en la embajada de las Filipinas. Su presencia y su acción facilitan la comunicación entre el personal de la inmigración japonesa y los trabajadores filipinos.

Haiti

En Haití las M.I.C. ayudan al pueblo a mantener viva su esperanza y eso a pesar de tantas dificultades. Con sus múltiples formas de servicio, mantienen como prioridad la educación integral de la persona y contribuyen en la construcción de un futuro mejor.

La última inserción en Dubuisson, con los campesinos de un sector apartado, presenta un verdadero desafío pues, las escuelas, los dispensarios, la animación misionera, el despertar y acompañamiento de las vocaciones, los demás compromisos apostólicos requieren ya mucho tiempo y personal.

Cuba

La Habana, Colón y Los Palacios son tres lugares de donde irradian las M.I.C. para un servicio pastoral a nivel diocesano o nacional. Con motivo de los tiempos fuertes de la liturgia, durante la Semana Santa, las hermanas van a estos lugares que no cuentan con la presencia de un sacerdote, ayudando en esas comunidades cristianas a celebrar los misterios de Cristo. Están también comprometidas en la formación de los grupos de jóvenes y de sus animadores : recolecciones, preparación de las Jornadas Mundiales de la Juventud (J.M.J.), celebración de la Pascua juvenil, gran concentración anual de los jóvenes cristianos de todas las diócesis, talleres de formación, acompañamiento individual, etc.

Gracias a las visitas y al apoyo a las familias de los presos, estos reciben ayuda material y espiritual. Es un camino de evangelio para hacer visible hoy día la actitud de Cristo y abrir los corazones a su mensaje de amor.

Bolivia y Perú

Perú y Bolivia, dos países unidos por la región de los andes. En Bolivia las hermanas trabajan más que todo en la promoción femenina. El Instituto de Educación Rural ofrece a las mujeres quechas y aymaras varias possibilidades: costura, tejido, alfabetización pero también una formación en el ámbito informática. También tenemos en Cochabamba el noviciado interprovincial de Perú, Bolivia, Haiti y Cuba. Cochabamba acoje desde algunos años misioneros y misioneras laïcas comprometidos con nuestra comunidad.

La pastoral social y parroquial, la salud, la promoción femenina son otros ámbitos donde está proclamada la Buena Noticia tanto en Pucallpa como en Cajabamba donde las hermanas se están trabajando con los desfavorecidos.

Malawi y Zambia

Nuestras hermanas trabajan en la extensión del movimiento Youth Alive cuyo objetivo es un cambio de mentalidad y de comportamiento en lo sexual a fin de frenar la propagación del SIDA. En ese proceso de educación, los jóvenes forman a otros jóvenes para una vida armoniosa hoy y en el futuro. La lucha contra el SIDA se realiza también a partir de nuestro hospital rural de Kanyanga.

Tanto en Malawi como en Zambia nuestras hermanas se comprometen en el ámbito de la educación, la salud, los artes, la pastoral parroquial, jóvenes y vocaciones, en los cuidados a domicilio y el sostenimiento a los huérfanos.

Trabajar a la promoción de la mujer y favorecer la madurez humana y espiritual de los líderes del mañana serán siempre las prioridades con miras al desarrollo del país y de la Iglesia en África.

Madagascar

Las sectas siempre más numerosas despiertan en los cristianos convencidos el deseo de profundizar y educar su fe. Por medio de las escuelas, la formación psicopedagógica de los educadores, los grupos de compartir de la fe, los movimientos de jóvenes y la animación misionera, las M.I.C. intentan responder a esta sed en una Iglesia en plena expansión. Una M.I.C. actúa de directora en un Centro de educación permanente de los adultos con un equipo de laicos. Su formación se basa en la sicología cristiana. Dan charlas y sesión a varios grupos de adultos : seminaristas, religiosos y religiosas, parejas y padres de familia, educadores y otros profesionales. Ahora el centro está afiliado a la Universidad católica de Antananarivo.